Cuidado del césped con Viking

A lo largo del año se realizan muchos trabajos de distintos tipos en el jardín. Hemos preparado una guía de los trabajos más importantes que hay que realizar en cada estación para todos los apasionados de la jardinería:

  • En primavera:
    Hay que podar ramas pequeñas y limpiar restos vegetales. Para obtener un césped denso y poblado, córtalo una vez a la semana. Si el césped está muy enredado, usa un escarificador para ventilarlo cuando el suelo esté caliente y seco. Abona el césped en marzo-abril con abono de larga duración. Corta el césped dos veces a la semana cuando se encuentre en el periodo de máximo crecimiento.
  • Verano: En los meses más calurosos, sólo se debe cortar el césped cuando el tiempo sea inestable y hay que dejarlo, al menos, con 5 cm de longitud. Es importante regarlo frecuentemente y, si ha crecido mucho por el periodo vacacional, cortarlo en varias pasadas. ¡Si haces mulching con un cortacésped podrás ahorrarte el abonado!
  • Otoño: En las épocas más secas hay que cortar menos el césped. Abonar en otoño sólo será efectivo para la siguiente primavera. Este abonado no es necesario, sobre todo si se estás realizando mulching. Si lo deseas, puedes realizar una prueba de nutrientes para comprobar los niveles de cal, fósforo y potasio. No es recomendable escarificar a partir de octubre ya que las temperaturas bajan y la luz es más escasa.  Antes de que comiencen el invierno y las heladas, corta el césped a unos 5 cm de altura y retira o realiza mulching con los restos vegetales utilizando los cortacéspedes.
  • Invierno: La altura de corte ideal para el invierno es de unos 4 a 5 cm. El césped necesita descanso en invierno por lo que se recomienda pisarlo lo menos posible para que las plantas, en un momento de máxima sensibilidad, no se rompan.